viernes, 4 de agosto de 2017

Excursión a Hong Island

Nos hemos movido de norte a sur, pasando de los templos y los parques nacionales a la Tailandia más playera de la provincia de Krabi. Las dos primeras noches las hemos pasado en Ao Nang, una población al estilo de Arlie Beach en Australia. Es decir, una localidad turística sin demasiada gracia pero que es la base perfecta para poder explorar la costa y las islas de los alrededores. 

Nos quedamos en un resort con muy buena relación calidad-precio pese a que, inicialmente, dBt tenía algunos reparos por ser un alojamiento musulmán que no servía alcohol. La verdad es que todo el personal fue super amable y tuvimos una estancia muy agradable a base de agua.  

Nos costó un poco decidir la excursión porque toda la costa es muy espectacular, con colinas y acantilados de caliza y vegetación muy exuberante. Finalmente, nos fuimos en longtail, uno de esos barcos típicos de pescadores, a Hong Island. El viaje fue accidentado porque había mucho oleaje. Estuvimos a ratos asustados y ciertamente acabamos empapados pero al menos no nos mareamos en los 45' de travesía. La isla es una monada, super fotogénica, y pudimos disfrutar de la playa a pesar de los grupos de turistas chinos y de los chaparrones ocasionales. La isla tiene también una laguna en la que, con marea baja, el agua te da por debajo de la cintura. Un sitio idílico y un acierto de excursión.