domingo, 22 de febrero de 2015

Paseos por Nantes

Como el Museo de Bellas Artes de Nantes está cerrado por reformas hasta el año próximo, y el resto no nos llamaban demasiado, nos hemos dedicado estos días a pasear por la ciudad. Lo que más nos ha gustado es una instalación de Daniel Buren a lo largo del río. Este es el artista de los platillos de colores de Monumenta 2012, y en esta ocasión ha hecho unos aros que por la noche se iluminan en una secuencia de rojo, verde y azul. Están situados en la Isla de Nantes, al otro lado del centro de la ciudad, en una zona recuperada a terrenos industriales. Al lado hay unas atracciones muy curiosas: unas máquinas inspiradas en los diseños de Julio Verne (que era de la ciudad) y de Leonardo da Vinci. La principal es un mega-elefante articulado. 

Las otras dos cosas que destacaría de la ciudad son el Passage Pommeraye, un centro comercial de finales del XIX, con una escalera y balconada muy monumentales, y el nuevo Palacio de la Justicia, que es una obra de Jean Nouvel (última foto abajo). 





sábado, 21 de febrero de 2015

Cumpleaños en Nantes

Este año hemos organizado un fin de semana en Nantes para celebrar mi cumpleaños. No tiene el exotismo del año pasado en Hong Kong, pero nos ha parecido una buena elección porque la ciudad está a 2 horas en TGV de París y no la conocíamos. Es la capital de Bretaña, una región que tenemos poco explorada, y está situada al final de la ruta de los Castillos del Loira, cerca de la desembocadura del río. 

El viernes me cogí el día libre y aprovechamos para hacer algo de turismo, aunque el día estaba bastante lluvioso. Empezamos, por supuesto, por el château, una fortaleza muy impresionante en pleno centro de la ciudad. Ahora es un museo sobre la historia de la ciudad y su interior no nos convenció demasiado. Lo mejor fue descubrir un poco la historia de Ana de Bretaña y sus varios matrimonios. Más interesante nos pareció la catedral, con una tumba maravillosa de los Duques de Bretaña, hecha construir por su hija Ana. Completamos nuestro primer día en Nantes con una cena en La Cigale, por lo visto todo un clásico en la ciudad. Es una brasserie modernista situada enfrente de la Opera, en la que todo estaba muy bueno y a un precio razonable.   






viernes, 20 de febrero de 2015

Sonia Delaunay en París

Hemos ido a ver la exposición de Sonia Delaunay en el Museo de Arte Moderno de París. Ha sido un poco "in extremis", porque se clausura este fin de semana, pero dBt se ha venido unos días a "la Francia", ahora que ha dejado de trabajar, y no nos la queríamos perder. Aprovechamos la apertura nocturna de los jueves, hasta las 10 de la noche, pero estaba igualmente saturada. 

Nos encantan estas mujeres artistas modernas, a lo Tamara de Lempicka y Maruja Mallo. A Sonia Delaunay la conocíamos mucho menos (más a su marido, claro, en línea con el machismo artístico imperante), y esta retrospectiva tan completa nos ha gustado mucho. Y al final de todo, descubrimos una gran noticia: la exposición viaja a Londres y a partir de abril la podremos revisitar en la Tate Modern :).


lunes, 16 de febrero de 2015

San Valentín en Londres

El  año pasado celebramos San Valentín por adelantado (por un viaje a Brisbane) pero este año lo hemos celebrado en su día con un afternoon tea en el Ham Yard, nuestro hotel de la temporada en Londres. Nos quedamos muy satisfechos con la calidad-precio: 20 libras y todo muy cuidado. Al acabar nos fuimos a un sex-shop de Soho y nos hicimos con un surtido de juguetes Tenga. La verdad es que los descubrí sólo hace un par de meses, pero ya me he vuelto super-fan.  Me encanta todas estas innovaciones venidas del Japón, pero  en especial los botes esos que hacen el vacío.

El contrapunto a todo el romanticismo del sábado fue una paella en casa el domingo. Después de varios meses sin cocinar, dBt se está (re)animando. Ha decidido retomar la vida sana ahora que se ve con achaques. Sus problemas en una pierna continúan; ahora es un tobillo lo que tiene inflamado. Al menos han descartado en el hospital que sea un trombo o cualquier cosa seria. 



martes, 10 de febrero de 2015

Atardeceres de invierno

Hace unos 20 años di un paseo por la playa de Samil con mi abuela. Tengo muy grabado el día, tal vez porque conservo una foto de los dos muy sonrientes. Recuerdo perfectamente su ilusión y felicidad por disfrutar de aquel momento juntos. Estos días pasados recordé esa misma sensación mientras paseaba junto a mis padres. La tarde que llegué paseamos por Samil, y el domingo lo hicimos, acompañados de mi madrina, por Playa América. En ambos casos los atardeceres fueron muy espectaculares, uno con nubes, y el otro con el disco solar hundiéndose en el mar. Me emociona ese dramatismo del día que se acaba, y la vida que pasa; ese ritual tantas veces repetido de seguir al sol hasta el ocaso mientras cada vez nos vamos haciendo más mayores.  


lunes, 9 de febrero de 2015

Vigo desde el avión

Llevaba 8 meses sin ir a Vigo y este fin de semana he hecho una escapada de 3 días, de viernes a lunes.   Recordaré estos días pasados por el solazo de invierno, por haber visto la luna por primera vez con telescopio desde la terraza de Ana, y por haber disfrutado de un aterrizaje y despegues espectaculares sobre la Ría de Vigo. He volado innumerables veces a la ciudad, pero nunca me había coincidido una entrada tan espectacular, sobrevolando toda la ciudad, y una salida al atardecer con la perspectiva completa de la Ría. Han sido auténticos privilegios inesperados. 



lunes, 2 de febrero de 2015

Leighton House

Este fin de semana en Londres descubrimos el Leighton House Museum, en las cercanías de Holland Park. Por fuera, la casa no parece tener mucha gracia, un edificio de ladrillo rojo del siglo XIX, época victoriana. El interior, sin embargo, sorprende bastante. Por un lado, una serie de estancias estilo salas de La Alhambra, con su fuente, sus azulejos azules, sus artesonados dorados…Y por otro, una colección de arte, pequeña pero muy homogénea, en torno a todos esos pintores Pre-Rafaelitas, que parece que sólo sabían pintar mujeres atontadas, al borde del desmayo. Entre los que más me gustaron, esta el de la princesa de abajo: "The Enchanted Sea" de Henry Albert Payne. Sin ser una revelación absoluta, el museo se deja ver y bien vale una visita.