jueves, 25 de abril de 2019

Reforma inspirada en los hoteles

Desde que andamos a vueltas con el Proyecto Reyes, no paramos de fijarnos en detalles en las revistas o en los hoteles para la reforma del piso en Madrid. Que si una mámpara, que si un zócalo, que si un estilo de azulejos, que si una distribución de muebles, todo nos evoca que vamos a tener que convivir durante muchos años con lo que ahora decidamos para el piso de Madrid. 

Estos días pasados, en Londres, nos asignaron una suite en nuestro hotel habitual, por aquello de que somos clientes frecuentes y tenemos algo de enchufe. Era una habitación muy espaciosa y cómoda, con dosel en la cama (algo que no nos gusta particularmente). Con todo, lo que nos gustó más fue el baño porque era muy espacioso y porque tenía una cabina para el inodoro (algo también muy frecuente en Francia, que hemos tenido en todos nuestros pisos) y otra cabina para la ducha. Ideas para reflexionar aunque muchas acaban descartadas simplemente porque no tendremos espacio suficiente en Madrid. 



martes, 23 de abril de 2019

15 km de caminata en Londres

El Lunes de Pascua en Londres aprovechamos el buen tiempo para hacer otra larga caminata. Desde Russell Square fuimos hasta Greenwich, en un recorrido de casi 14 km siguiendo, en su mayor parte, el curso del Támesis. Habíamos hecho algún tramo previamente pero nunca tantísimos kilómetros. Acabamos algo agotados, a pesar de que hicimos parada para comer en el barrio de Wapping. Nos sorprendió lo mucho que ha cambiado el "skyline" de Canary Wharf, dónde se acumulan muchas de las docenas de edificios altos que están actualmente proyectados en la ciudad. En cuanto a Greenwich, sólo se puede decir que es una maravilla, un absoluto básico de Londres, por arquitectura, por historia y por ambientillo general. 





domingo, 21 de abril de 2019

Regent's Canal

Nos hemos venido de domingo y lunes de Pascua a Londres, porque yo tengo una reunión aquí el martes. Con un tiempo magnífico, decidimos dar un largo paseo de domingo por el Regent's Canal. Yo ya conocía la zona pero dBt no y en cualquier caso ha habido una transformación enorme desde que yo la había explorado la primera vez. Todavía no han acabado las obras pero ya todo luce muy chulo, en particular la zona más cercana a la estación de St Pancras, con plazas, bares, y antiguos edificios industriales rehabilitados. 

Caminamos durante dos horas a lo largo del canal, hasta alcanzar el Regent's Park y desde allí nos acercamos a Primrose Hill (dos últimas fotos), un parque-colina con buenas vistas a la ciudad, desde el que despedimos el año 2014, en las que fueron nuestras últimas navidades londinenses. 





sábado, 20 de abril de 2019

La nueva Notre-Dame

Como ya comenté, el incendio de Notre-Dame nos pilló, afortunadamente, en Madrid. Bastante disgusto fue vivirlo a distancia. Este sábado, después del viaje a Belgrado, pude ver directamente el nuevo perfil de la catedral. Desde nuestra calle, allá al fondo se divisan las torres y ahora también el Panteón del que antes apenas sobresalía la cúpula.  Por la tarde, dimos un paseo por la ribera izquierda, para hacerle una ronda de reconocimiento. Da mucha pena verla así mutilada pero al menos no ha colapsado ni tuvimos que verla arder en directo tan cerca de casa sin saber si sobreviviría. 



viernes, 19 de abril de 2019

Atardeceres en Belgrado

En lo que va de 2019, he viajado a Serbia cuatro veces porque estamos haciendo allí algunos cambios organizativos importantes. Como el roce hace el cariño, estoy dejando atrás algunos de mis recelos político-sociales iniciales, desde aquel primer viaje a finales del año pasado. En algunas de mis conversaciones y entrevistas, descubro memorias del periodo de guerras, desde el que tuvo que salir de Kosovo, literalmente sin nada, al que ayudaba a restablecer la electricidad tras los bombardeos aliados. 

Habitualmente suelo quedarme en un hotel en el Nuevo Belgrado, un barrio en una llanura, con grandes avenidas al estilo soviético, en el que tenemos la oficina. Es una zona, además, que resulta muy cómoda para ir y venir al aeropuerto, ya que evita el tráfico caótico del centro de la ciudad. Sin embargo, esta semana me quedé en el Hilton para poder hacer entrevistas. Es un hotel moderno, nada rancio, con un restaurante y terraza en la planta 8 desde la que se puede divisar la ciudad y el atardecer (dos últimas fotos). Aproveché para salir a pasear por el centro de la ciudad, encaramado en una colina.  Hay buena arquitectura y bastante animación en las calles; en mis dos tardes de paseos me crucé con dos conciertos al aire libre. La parte más antigua de la ciudad se encuentra en la zona de la fortaleza, Kalemegdan, que por lo visto ya existía antes de los romanos. Desde sus muros hay vistas estupendas a la confluencia del Danubio y el río Sava, y a la llanura en la que se encuentra el Nuevo Belgrado.




martes, 16 de abril de 2019

Dolor y Gloria

Hemos visto Dolor y Gloria, la última película de Almodovar; a dBt le ha faltado algo de ritmo pero al resto (la misma happy-pandy del concierto de Fangoria) nos ha encantado. Quizás ha sido porque somos todos algo maduritos y la historia de la película está muy vinculada a la edad, a los achaques y a los recuerdos de infancia y juventud. 

Al salir de ver la película nos cruzamos con las primeras procesiones de Semana Santa en Madrid, con toda su puesta en escena de dolor y sufrimiento. Al día siguiente seguimos el drama de Notre Dame a distancia. Me alegro infinitamente de que esa tragedia nos pillara en Madrid; hubiera sido insoportable vivirla desde París, con lo cerca que la tenemos de casa. 



domingo, 14 de abril de 2019

Extrapolaciones y Dos Preguntas

Dos años después de Pianísimo, hemos vuelto a ir en plan pandi, con Javier y Carlos, a la presentación de un nuevo album de Fangoria. Fue un concierto-festival, en mega-recinto, el Wizink Center, con actuaciones previas de Ms Nina, King Jedet y Nancys, es decir, mucha pluma y travestismo. La producción y puesta en escena estuvo muy trabajada con una enorme pantalla de video detrás del escenario. Sonaron muy bien y tocaron todas las canciones de Extrapolaciones y Dos Preguntas más algunos de sus clásicos. Todo muy bien salvo por la hiper-población de asistentes en el "Golden Ring": aunque los vimos muy de cerca, apenas nos podíamos mover y la experiencia resultó, a ratos, algo agobiante. 

Antes del concierto, pasamos por el Palacio Velázquez en el Retiro para ver una exposición de un artista japonés, Tetsuya Ishida. Nos gustó pero son cuadros desconcertantes y llenos de angustias: estudiantes y empleados clónicos, integrados en objetos cotidianos, para retratar la incomunicación de la vida contemporánea. Parece que el artista se acabó suicidando, y viendo su producción artística no resulta extraño porque se pasó 10 años rodeado de todas esas imágenes y pensamientos, nada tranquilizadores. 





viernes, 12 de abril de 2019

Correr en Copenhague

Mi hotel en Copenhague no tenía gimnasio, así que aproveché las largas horas de luz para salir a correr el lunes por la tarde. Fue una hora y media de recorrido que me permitió conocer nuevas zonas de la ciudad al estilo de las experiencias que he tenido en otras ciudades, como HamburgoMilán o Frankfurt

Para empezar, recorrí todo el eje de lagos rectangulares artificiales del centro, Sortedams So. Son muy anchos y poco profundos, con laterales para pasear o correr (dos primeras fotos). Después bajé al Kastellet, una ciudadela del siglo XVII en forma de estrella, pegada al río (cerca de la Sirenita, aunque no se ve por lo minúscula que es). Es definitivamente un básico de Copenhague, muy agradable. Desde allí, volví de vuelta al hotel atravesando el centro y varios parques, incluido el Orsteds Park (dos últimas fotos), en el que se supone que hay ligoteo gay, aunque yo no observé nada.