jueves, 31 de mayo de 2018

Trabajar en Almada

Una de las cosas que más me gusta de mi nuevo trabajo es que tendré que viajar a Portugal. Es un país que me apasiona desde jovenzuelo porque representaba "la" expansión internacional. Era un auténtico universo paralelo, a tan sólo 30 Km de Vigo, y por lo tanto familiar y diferente simultáneamente. Me encantaba, y me sigue encantando, la gente, la comida, los paisajes, el patrimonio, y el idioma, por supuesto. Fue también el primer país al que viajé con todas mis parejas, la extensión natural de Galicia. En fin, aunque he pasado temporadas largas sin volver, me sigue emocionando siempre que lo hago. 

A nivel laboral, la nueva empresa tiene operaciones en dos zonas muy específicas: al sur de Lisboa, en toda la zona que va desde Almada a Setúbal, incluyendo la Costa da Caparica, y también al norte del país, en todo el territorio entre Braga-Guimarães y Porto. En esta ocasión visité el sur de Lisboa, y me alojé en un hotel en Almada, muy cerca del Puente 25 de Abril. De hecho, una de las mañanas salí a correr hacia la estatua del Cristo Rey y el Puente, y acabé con un tirón en un muslo porque todo son cuestas considerables.

Mis reuniones de trabajo de estos días fueron francamente bien, y sentí muy buena conexión con los equipos locales así que me veo volviendo cada cierto tiempo. Además ya estoy deseando visitar la zona norte y combinarlo con un viaje a Vigo. 



domingo, 27 de mayo de 2018

Milán - París

El viernes hice un ida y vuelta entre Milán y París y he de confesar que no me desagradó la experiencia. Fue un día un poco largo, con el vuelo de ida a las 7 de la mañana y el de vuelta llegando a las 9, pero aún así no lo llevé mal. Me gustó desayunar en Milán en la zona de la estación de Garibaldi, que está llena de nueva arquitectura, como el "Bosco Vegetale", dos torres de apartamentos recubiertas de jardines verticales. 

El fin de semana en París ha sido tranquilo. Yo aproveché para escribir y dBt para estudiar, porque está haciendo unos cursos de hostelería online. El sábado por la noche fuimos a un concierto de Cigarettes After Sex, una banda americana que hace lo que se llama "pop ambiental", es decir, música relajada como de chill-out. Sólo tienen un album pero suenan francamente bien en directo y en enlatado; la voz del solista es maravillosa. Se hicieron famosos con la canción "Nothing's gonna hurt you baby" aunque yo prefiero "Apocalypse" o "K". Son nuestro grupo revelación del momento; nos encantan. El concierto fue en Le Trianon, una sala preciosa, en la subida hacia Montmartre, que no conocíamos. Nos sigue sorprendiendo conocer nuevas salas y teatros en París, una ciudad con una oferta cultural inagotable. 





jueves, 24 de mayo de 2018

Campo del Moro y vivienda en Madrid

He vuelto a pasar unos días de trabajo en Madrid; me resulta muy cómodo y agradable porque tengo (bastante) ropa en casa de jap, así que no tengo que preocuparme mucho de la maleta. La tarde del domingo paseamos hasta el Campo del Moro, los jardines que hay detrás del Palacio Real y que o visitaba desde tiempo inmemorial. Tienen una vegetación densa y cuidada, entre el jardín y el bosque, y unos inmensos y coloridos pavos reales que acumulan fotografías de los visitantes. 

Aprovechando que dBt pasó por la ciudad un par de días, visitamos algunos pisos, con la idea de comprar. Uno era un ático en la calle huertas, a reformar, con buenas posibilidades pero muy caro. Los otros eran pisos de lujo en un edificio recién rehabilitado en la calle Santa Isabel, cerca del Reina Sofía; muy monos pero también disparados. Yo estoy tranquilo porque tenemos meses para encontrar algo pero dBt está bastante más inquieto. No parece que vaya a ser fácil porque no sé si estamos ante una nueva burbuja inmobiliaria o qué, pero lo cierto es que lo vemos todo bastante disparado de precio. 






viernes, 18 de mayo de 2018

Arquitectura de ayer y hoy en Londres

Han sido días de sol y pre-boda en Londres, con mucha banderita aquí y allá por el bodorrio real de Meghan y Carlos que se celebra este fin de semana. Desde nuestro hotel en Bloomsbury, dimos un largo paseo una de las tardes que nos sirvió para descubrir nuevos rincones de la ciudad. En concreto, paseamos por las plazas de Lincoln´s Inn, una especie de campus universitario con edificios medievales que pertenece al colegio profesional de abogados; un sitio con muchísimo encanto, la verdad. Tuvimos la sensación de tropezarnos con un nuevo Londres desconocido. También pudimos apreciar la evolución general del skyline de la ciudad con algunos nuevos rascacielos. La verdad, es que Londres nos pone nerviosos y dBt incluso fantasea con volver a vivir allí, aunque por ahora lo que nos toca es preparar la mudanza a Madrid dentro de unos meses.





martes, 15 de mayo de 2018

Hotel Principal London

Primer viaje de trabajo a Londres; vendrán más porque la central de mi empresa está aquí. En esta ocasión, dBt se apuntó conmigo un par de días porque todo lo que suene a Londres le emociona enormemente. 

Nos hemos alojado en el Principal London, en Russell Square. Es uno de esos hotelazos victorianos, majestuosos por fuera y por dentro. Está recién renovado y re-abierto y como algún ex compi de dBt del mundo de la hotelería trabaja ahora allí, nos ofrecieron muy buen precio. También nos hicieron un tour por las instalaciones aunque algunas, como los restaurantes, aún no están abiertas al público. Nos han encantado los espacios, la decoración, y las vistas tan londinenses de la habitación a uno de esos "mews" (antiguas caballerizas, ahora patios). La verdad es que nos encantan los hoteles; no somos nada de AirBnB u otras formas de alojamiento. Ha sido toda una suerte que haya coincidido esta apertura del hotel con mi primer viaje laboral y que además esté tan cerquita de mi nueva oficina. 





domingo, 13 de mayo de 2018

Semana entre Milán y Madrid

Creo que este nuevo trabajo me va a hacer un experto en aeropuertos y conexiones aéreas europeas. Esta semana, entre el lunes y el domingo, he hecho París-Milán-Madrid-Londres, todo en tramos de sólo ida.

En Milán tuve una reunión super productiva con mi jefe, con el que estoy estableciendo buena relación. También exploré nuevas zonas de la ciudad, que cada vez me gusta más. En esta ocasión descubrí el ambientillo del barrio de Brera y la arquitectura super-moderna de la estación de Garibaldi. Ya estoy deseando quedarme algún fin de semana, en plan turista de verdad. 

En Madrid tuve reuniones de trabajo con un montón de gente, como parte de mi plan de incorporación en el nuevo puesto. Ha sido todo muy interesante aunque algo intenso. Al menos pude darme algún paseo con jap por la ciudad, y observar las « Meninas » que tienen por todos lados, en plan arte en la calle. También visitamos la Iglesia de San Francisco el Grande, que me dejó maravillado. Por lo visto, su cúpula es la 3ª más grande de la Cristiandad, tan sólo superada por el Panteón y el Vaticano. Como broche final de la semana, aún en Madrid, vi Eurovisión, y al día siguente, el domingo, tuve que madrugar para seguir mi tour laboral europeo en Londres. 






domingo, 6 de mayo de 2018

Semana de trabajo en casa

La primera semana de mayo trabajé desde casa. Fueron 4 días, porque hice el festivo del 1º de Mayo, pero nunca había tele-trabajado más de un día, así que esta fue una nueva y extraña experiencia. Me ha servido para confirmar que prefiero trabajar desde una oficina porque imprime más variedad y dinamismo en la jornada. Es probable que, hasta que nos mudemos a Madrid, tenga que repetir la experiencia alguna otra vez y tal vez le acabe pillando algo más el gusto. 

Acostumbrado a los viajes y oficinas, esta semana en casa me resultó algo monótona. La vida social se limitó a un desayuno con Carlos, y a una paella con Ronke, ambos agradables, pero con esa sensación de que  nuestros universos se irán separando al no compartir ya la misma empresa.  

En esta semana, descubrí también un nuevo hotel, con dBt,  el Renaissance Republique, con una decoración muy agradable y alguna pieza de arte interesante en las paredes. Nos gustó mucho el brunch del domingo, muy completo y a muy buen precio, para ser un 5 estrellas (34€). También tienen spa, pero a precio standard, nada particularmente barato. Yo me hice un tratamiento facial con masaje que me dejó absolutamente frito; no sabía que un masaje de cara pudiera resultar tan relajante.