sábado, 24 de octubre de 2015

Amaneceres en París

Cada casa tiene su encanto, y menos mal porque si no, con tanto cambio, nos consumiría la nostalgia de la anterior. Tenemos recuerdos estupendos de la terraza de Londres, del estudio de dBt, o de aquellos atardeceres cuando éramos vecinos de Madonna.  En la etapa actual lo más memorable son los amaneceres increíbles que tenemos desde la cocina. Cada día es diferente al anterior, con una combinación única de nubes y colores  (salvo cuando está totalmente nublado, claro). Es una forma estupenda de comenzar el día y recordar la magia y el misterio de estar vivos. 





sábado, 17 de octubre de 2015

Women's Forum

Por segundo año consecutivo, y prácticamente en las mismas fechas, he vuelto a asistir, con mi empresa, al Women's Forum en Deauville, en la costa de Normandía. Esta vez la experiencia ha sido algo más estresante porque  yo era el organizador de nuestra delegación, compuesta por casi 30 personas, incluyendo, uno de los días, el presidente y el director de Recursos Humanos. Todo un sarao, porque además había que preparar los mensajes del presi a la delegación y su discurso público. Afortunadamente, todo salió bien pero me reconozco síntomas de "fatiga de género", ese síndrome que se produce al trabajar en los temas de igualdad de género y constatar lo lento que avanzan las cosas. 



lunes, 12 de octubre de 2015

Comida en el campo

Hemos pasado el domingo en el campo (francés). Concretamente en el parque de la Chevreuse, que ya habíamos visitado hace años. Es una zona popular para hacer senderismo, a una hora en tren del centro de París, más allá del aeropuerto de Orly. 

Nos acercamos hasta allí para comer con Ewa, mi compañera del máster, y su familia. Ella es polaca pero vino a Francia como estudiante y ya no se fue más. Se casó con un parisino y ahora tienen 3 niñas.  Viven en una de esas casitas unifamiliares, con su jardincito y tal. Llevan ese típico estilo de vida heterosexual que a mi me provocaría depresión profunda en pocas semanas. 

Pasamos un día muy agradable, de comida polaca y paseo por el pueblo (muy bocólico con su canal). Subimos hasta el castillo y después paseamos por el bosque. Se acercan claramente los colores del otoño, y eso me encanta y me genera ganas de más naturaleza.



domingo, 11 de octubre de 2015

Fiesta de la Vendimia en Montmartre

Con el otoño llega la Fiesta de la Vendimia a Montmartre, dónde quedan los únicos viñedos de París. Nunca habíamos participado, ni siquiera sabíamos dónde estaban los "famosos" viñedos, pero este fin de semana, aprovechando un tiempo espléndido, nos hemos acercado a este "gran acontecimiento".

La colina alrededor del Sacre Coeur se llena de puestos de comida (y gente), y por la tarde organizan un desfile alrededor del barrio. Son grupos de abuelos con estandartes y capas, todo bastante decadente, en plan la "Francia eterna". Por el medio, hay grupos de música, en plan samba, percusión o incluso gaiteros. No nos gustó nada, pero es que no somos mucho de fiestas populares, a excepción de las de Gràcia en Barcelona. Al menos, las viñas sí las hemos encontrado. 




sábado, 10 de octubre de 2015

Conferencia en Chantilly

Está claro que a los franceses les encanta la zona de Chantilly para hacer cursos y conferencias. Y no me extraña, porque a sólo media hora en tren de París te encuentras en el medio de la campiña y de unos bosques super-frondosos, ideales para la formación y la reflexión profesional. 

Esta semana pasé un par de días en el Château de la Tour, uno de esos hotelitos con encanto en el medio del campo, para asistir a una conferencia profesional. Fue una reunión organizada por un club profesional al que pertenecen muchas empresas (incluida la mía) para discutir temas de "talento". Entre las conferencias, hubo una especialmente interesante: una directora de Recursos Humanos belga que decidió renombrar su puesto como "Directora de Felicidad". Aunque el tema de la felicidad en el trabajo me satura y aburre un poco, lo cierto es que, más allá del título, esta señora hizo cosas bastante interesantes, destinadas a dotar de más libertad y responsabilidad a los trabajadores. Todo lo contrario de lo que suelen hacer las grandes empresas, empeñadas en tener procesos y protocolos de actuación para todo. 


martes, 6 de octubre de 2015

Proyecto Boda

Nos casamos. O sea, nos vamos a casar. Aún no sabemos cuando, ni siquiera cómo, si en plan papeleo y punto o con algo de "fiesta". Bodorrio seguro que no va a ser, pero tal vez alguna comida el día de la firma y alguna que otra cena en diferentes ciudades. Ya veremos. Lo que sí sabemos es el lugar, Madrid, y los anillos, que ya hemos comprado (el dBt lo encargamos en Madrid este último finde).

La "pedida" ocurrió en Rotterdam, alrededor de la celebración de nuestro décimo aniversario. Nada ocurrió como estaba previsto. Se suponía que yo entregaría el anillo como regalo al final de la cena de aniversario pero estábamos los dos demasiado nerviosos y borrachos. Al final, dBt acabó encontrando la cajita debajo de la cama al día siguiente. Todo bastante patético, la verdad, pero los inicios de esta historia, hace 10 años, también fueron muy poco convencionales. 

Hace muchos años que dBt llevaba insistiendo en la boda, y por distintos motivos siempre me había resistido. En cambio ahora lo he visto claro: estamos en buen momento y quiero evitar que pueda surgir  un nuevo cambio de ciudad sin que tengamos los papeles hechos (aunque Zürich esté descartado por el momento).

Todo apunta a que finalmente nos casaremos en 2016, tal vez en torno a la primavera. Da bastante pereza planificar los detalles. Al menos tenemos la ilusión del viaje de novios: Naoshima, en Japón, aunque probablemente lo combinaremos con algo más porque esa islita no puede dar para muchos días.


domingo, 4 de octubre de 2015

Fiesta de cumpleaños en Madrid

Hemos pasado un fin de semana largo en Madrid, de jueves a domingo, alrededor del cumpleaños de jap. Los preparativos dieron bastante trabajo: compra, comida, reorganización de espacios en el piso, decoración festiva, selección de música… Hacía 9 años que no se hacía una fiesta en esa casa de la calle León así que había que asegurar que todo saliera perfecto. Todo el mundo se quedó encantado, aunque la década transcurrida se notó en la ausencia de bailoteo y en un menor consumo de alcohol; nos volvemos más sanos con la edad. 

La fiesta fue el casi mono-tema del fin de semana, por aquello de las horas invertidas en la preparación, pero también fuimos al teatro, a ver la última de Antonia San Juan: "Lo malo de ser perfectos". Nos echamos algunas risas pero, en conjunto, no nos volvió locos. 

Cada viaje a Madrid nos sirve para confirmar lo a gusto que nos sentimos en la ciudad. Además, ahora que hemos descartado definitivamente trasladarnos a Zürich el año que viene, hemos empezado a fantasear con la idea de volver a reinstalarnos. Hemos empezado a buscar piso para comprar en el centro, por aquello de preparar el terreno, pero hasta ahora no hemos visto nada que nos convenza.