domingo, 26 de marzo de 2017

Concierto de Paradis

Este es un año de muchos conciertos. A los de Fangoria en Madrid y Amaral en Berlín, se sumarán Metronomy en Glasgow, y Pet Shop Boys, Coldplay y Lady Gaga en París. Y no descartaría que surgiera alguno más, ya que aún estamos en marzo.  

En la programación del año, no todo son viejas glorias. Este sábado vimos en la Gaîte Lyrique, un centro de artes numéricas que nos encanta, al dúo francés Paradis. Son dos jovencitos que llevan unos 4 años haciendo música electrónica pero que acaban de sacar hace unos 6 meses su primer album. Suena todo muy pop y muy house, entre música de baile y música chill-out para estar relajado, muy melódico. Nos gustan mucho, y están teniendo mucho éxito con sus últimos singles: Toi et Moi, y Recto Verso



jueves, 23 de marzo de 2017

Usaquén y la seguridad en Bogotá

Cierro la crónica del viaje a Colombia con una referencia a Usaquén, el barrio del hotel y la oficina en Bogotá. Es un barrio situado al norte, cuyo epicentro se sitúa entre las calles 112 a la 120, dónde hay una placita muy mona y toda una zona de restaurantes. Es una zona muy animada y a su lado han proliferado edificios de oficinas y algunos hoteles. También es una "zona segura", en la que se puede caminar sin problemas (así me lo aseguraron en el hotel). Curiosamente, el resto de la ciudad no parece ofrecer las mismas garantías. 

Mi primer día de excursión en Bogotá, el sábado pasado, me metieron algo de acojone con la seguridad. En el hotel me decían que era mejor que me acompañara un taxista de los del hotel todo el día, y que me podía esperar a la salida de los museos, o como mínimo irme a recoger a una hora previamente convenida. No me dieron ninguna garantía sobre los taxis de la calle. Creo que se curan en salud, por lo que pueda pasar. Lo cierto es que al final no seguí su recomendación y acabé caminando muchísimo en la ciudad, tanto en el centro, el barrio de la Candelaria, como en Chapinero, el barrio que concentra la oferta de locales gay. 

Mis caminatas fueron siempre a la luz del día y no me sentí inseguro en ningún momento. Eso sí, estuve consciente y alerta prácticamente todo el tiempo, monitorizando las áreas por las que caminaba. Así por ejemplo, entre las calles 6 y la 1 (tercera foto), lo vi todo demasiado destrozado y me apresuré a darme vuelta hacia la zona del congreso y la Catedral (que están al lado). Al final, creo que pasé más tensión en Ciudad de México, que es mucho más ciudad y mucho más desarrollada, pero es que allí también me moví por la noche en un par de ocasiones.

Además de caminar, utilicé Uber en un par de ocasiones (al igual que en México, resulta más seguro que los taxis), pero también el transporte público. Tenía ganas de probar el sistema "TransMilenio", un sistema bastante innovador con rutas de autobuses que funcionan casi como un metro. Disponen de carriles y estaciones propias, con plataformas elevadas (última foto). 



miércoles, 22 de marzo de 2017

Arte Colombiano

Contiguo al Museo Botero en Bogotá, se encuentra la Colección de Arte del Banco de la República. Entré por casualidad, sin expectativa, simplemente porque un patio lleva a otro y todo forma parte del mismo complejo. Me sorprendió gratamente porque, sin esperar nada, encontré numerosas obras de artistas colombianos que me gustaron, todas a caballo entre el arte moderno y el arte contemporáneo. Entre mis favoritas están el Hexágono Nº4, Colombia o el Sagrado Corazón de Jesús. También me gustaron algunas obras homoeróticas que no he conseguido encontrar en el catálogo online de la colección permanente, así que sus títulos y autores se perderán en el recuerdo. 



martes, 21 de marzo de 2017

Lunes en Medellín

Fue un visto y no visto, pero lo suficiente para causarme una buena primera impresión. Medellín es una ciudad encajada en un valle, alargada, que se extiende hacia las lomas. Una ciudad en la que se ve mucho barrio popular pero también nueva arquitectura e infraestructuras de transporte de primera calidad (incluyendo metro). 

Mi día de trabajo consistió en visitar el centro de servicios compartidos que mi empresa creó allí hace  unos 4 años. En él, algo más de 400 jóvenes dan servicios transaccionales a los distintos países de la región (alta de proveedores, pago de facturas...). Fue una visita muy útil desde el punto de vista profesional pero no me dejo tiempo para turismo. Tan sólo un breve paseo por el Jardín Botánico para acercarnos a su restaurante durante el almuerzo.  Habrá que volver cuando Juan (M) esté instalado. 



lunes, 20 de marzo de 2017

Domingo en Bogotá

Bogotá es una ciudad enorme, extendida a lo largo de los llamados Cerros Orientales, una cadena montañosa que actúa como frontera de Sur a Norte. Entre mi hotel y el centro histórico hay 13 km (como referencia entre la Plaza de Castilla y Atocha en Madrid sólo hay 9 km) y la ciudad se extiende aún más al norte de mi hotel y más al sur del centro histórico. Pues bien, en esta enorme urbe todos los domingos ocurre una cosa fascinante y es que peatonalizan muchas de las avenidas principales y se convierten en vías de "cicloturismo", inundadas de bicis, patines, corredores y simplemente caminantes. Es todo un acontecimiento ver a tanta gente disfrutando de la ciudad.  

Yo no estoy muy deportista estos días. Los 2500m de altitud de la ciudad me fatigan un poco y he tenido que descartar, por ejemplo, correr en la cinta del gym. Así que el domingo llamé a un Uber (más seguro que el taxi) y me fui a visitar la Quinta de Bolivar, una casa-museo en la que vivió "el Libertador". No es una visita para tirar cohetes pero es una visita agradable, y permitió acercarme un poco a la historia del país. En los alrededores vi una llama y no pude evitar hacerle la foto cual turista típico. 

Tras la visita de la Quinta de Bolivar, aproveché de nuevo para callejear por la Candelaria, el barrio histórico, y explorar nuevas calles de arquitectura colonial. El ambiente de domingo, con tanta bici y paseante, me animó a bajar hasta la calle 1, una zona totalmente degradada, a pocas "cuadras" de la calle 7, en la que se ubica la Residencia del Presidente y el Congreso de Colombia. Apenas 10 minutos de paseo que separan planetas diferentes. 





domingo, 19 de marzo de 2017

Museo Botero

Me he hecho muy fan de Fernando Botero en este viaje. El museo de Bogotá es una delicia, lo que más me ha gustado de la ciudad. Se encuentra situado en el centro histórico, en una manzana en la que hay varios museos, distribuidos en patios interconectados, pertenecientes todos al Banco de la República.

El Museo Botero está situado en dos plantas alrededor de un patio. La mitad de cada planta está dedicada a Botero, con pinturas, grabados y esculturas, obras de gran formato y de pequeño formato. Me gustó prácticamente todo (sólo descarto algunas obras en plan "bodegones" porque es un género que no soporto).  La otra mitad de cada planta del museo está dedicada a artistas internacionales, con obras y nombres de mucha calidad: Dali, Picasso, Léger, un montón de impresionistas, Matisse, Bacon, Chagall ("El Payaso Volador")... Sin duda, un museo de los de ponerse nervioso y hacer fotografías sin parar. Muy repetible. 

Por lo visto, en Medellín (ciudad natal del artista) también hay un Museo Botero muy bueno. Una pena que no me dé tiempo a visitarlo en este viaje (sólo estaré un día por trabajo), pero al menos ya tengo un aliciente importante para ir a visitar a Juan (M) que se traslada a vivir allí a principios de abril.



sábado, 18 de marzo de 2017

Museo del Oro y La Candelaria

Estoy en Colombia por trabajo. Llegué el viernes para aprovechar el fin de semana y hacer algo de turismo en Bogotá. La atracción número 1 de la ciudad parece ser el Museo del Oro, así que allí me planté para empezar.  Está dedicado a la orfebrería de las culturas pre-hispánicas y aunque yo no soy mucho de joyería, hay que reconocer que está bastante bien, con buenas explicaciones y piezas excepcionales (máscaras, colgantes, diademas, utensilios para ofrendas...).

El Museo está ubicado en el centro histórico de Bogotá, el barrio conocido como La Candelaria que, sin llegar a tener el encanto del de México, resulta muy interesante. Casas coloniales, balconcillos, calles adoquinadas, colorines... y la monumental Plaza Bolivar, dónde está la Catedral, el Palacio de Justicia, el Congreso de Colombia y la Alcaldía de Bogotá. Muy cerca está también la sede de la Presidencia de la República y varios museos.




domingo, 12 de marzo de 2017

Priscilla

Hemos visto el musical Priscilla en versión francesa. Lleva 10 años rodando por el mundo, y alcanzando lugares insospechados, como Vigo, en un par de semanas. Mucha música disco de los 80, mucho gay entre el público, y muchas ganas de palmear y bailar. La producción es bastante buena y las canciones, obviamente, son todas grandes hits.

El musical no nos llegó a emocionar, pero fue bastante agradable. Fue además el broche a un día marcado por la despedida de Juan (M) de París. Se va en un par de semanas a vivir y trabajar en Colombia (Medellín). Prácticamente nos vamos a cruzar porque yo también me voy allí en unos días, por reuniones de trabajo.  


jueves, 9 de marzo de 2017

Pianissimo de Fangoria

El lunes trabajé desde Madrid para poder asistir al concierto de Fangoria en el Teatro Barceló. Era el primero de toda una serie al estilo de la semana Fangoria de hace unos años. Una pena que esta vez no pudiera asistir a todos. De nuevo, formato en dos tiempos: primera parte con piano y segunda en plan más clásico. Maravilloso todo. 

Fui con jap, y con Javier y su novio (inseparables cual siameses desde hace 4 meses). Tomamos algo antes y después del concierto y lo pasamos fenomenal. Nos encantó todo el concierto, con ese ambiente de sala pequeña, y con esa novedad de las versiones a piano, como esta de Disco Sally, que quedaron francamente bien.  


miércoles, 8 de marzo de 2017

Ribeira Sacra

La boda gallega va tomando forma. Será a finales de abril en el Parador de Santo Estevo en la Ribeira Sacra. El domingo pasado lo visité acompañado de mis padres, para hablar con la responsable de eventos, explorar los distintos espacios y probar la comida del restaurante. 

Mis padres disfrutaron mucho de la excursión. Les hace ilusión que celebremos, además, su 65 aniversario de casados y ver de primera mano el planteamiento. Además, era la primera vez que visitaban el Cañón del Río Sil y se quedaron muy sorprendidos. El Parador es fantástico: enclavado en un bosque, con 3 claustros y una iglesia románica. La rehabilitación ha quedado francamente bien y es un sitio ideal para una celebración de fin de semana. 





martes, 7 de marzo de 2017

Hardbrücke

En la última semana he hecho una ruta París - Zurich - Vigo - Madrid - Zurich - Paris. Ha sido una mezcla explosiva de mucho trabajo, entrevista con head hunter, vida familiar, preparación de boda gallega y concierto de Fangoria. Lejos de agobiarme, logré llevarlo todo muy bien, día a día, tema a tema. 

En Zurich lo más significativo ha ha sido que me quedé por primera vez en el barrio de Hardbrücke. Ya lo conocía de haber cenado un par de veces por allí, pero quedarme a dormir sirvió para darme cuenta que es una zona estupenda para vivir, si algún día nos trasladamos allí. Tiene una mezcla de antigua arquitectura industrial, nuevos edificios de oficinas y apartamentos, además de zona de restaurantes  y vidilla nocturna. Todo bastante apetecible, y a medio camino entre el centro (Hauptbanhof) y el barrio de mi oficina (Oerlikon).

Coincidió, además, que el viernes tuvimos una nueva edición de cena gay de la empresa también en el barrio de Hardbrücke, en el Viaducto. Yo no había vuelto a asistir desde junio del año pasado, así que me vino de perlas tener cena, copas y hotel, todo a mano y en el mismo barrio. 


miércoles, 15 de febrero de 2017

Arte homoerótico indio

En la sala de exposiciones del Deutsche Bank en Berlín vimos una retrospectiva de Bhupen Khakhar, un artista indio que nos ha encantado. Mezcla la mitología india, el pop art y la vida gay. Todo muy rupturista para lo tradicional que es la sociedad india. Por lo visto es un artista muy conocido, aunque nosotros vivíamos en la ignorancia. Murió en 2003 de cáncer (algunos de sus cuadros reflejan esa época negra). La exposición es fruto de una colaboración con la Tate Modern de Londres, dónde la exhibieron el año pasado, y ha sido un lujazo cruzarnos con ella en Berlín.